Acampada esculta inicio de ronda 2019- 2020

El pasado fin de semana comprendido entre los días 25 y 27 de octubre, la unidad esculta del Grupo Scout San Miguel ha viajado hasta Gama para disfrutar de una fabulosa estancia. Los escultas acudieron a la base el viernes 25 de octubre a las 17:30 para poder desplazarse hasta el lugar donde se realizó la acampada.

La unidad durante la marcha

Al día siguiente, aquellos escultas que todavía no habían ido, llegaron pronto por la mañana para poder hacer una marcha planificada por los scouters con algún que otro altibajo pero con un clima espectacular. Ya en la tarde, los escultas regresaron al albergue y realizaron la actividad que tenían preparada Elsa y Amanda, que consistía en acertar el mayor número posible de preguntas de cultura general. También se realizó un curioso juego preparado previamente por Enrique Bravo, el cual era una nueva versión del »Pueblo Duerme» cuyos personajes estaban basados en las características de algunos de nuestros queridos scouters del Grupo San Miguel. Por la noche, ellos cenaron una deliciosa hamburguesa e hicieron un stalking organizado por Guillermo Gómez.

El domingo los escultas se dedicaron a dejar el albergue como los chorros del oro y a planificar los cargos del año y las actividades que se van a llevar a cabo este trimestre. Además, se escribió la carta esculta con una serie de compromisos que la unidad quiere cumplir en esta nueva ronda. Al igual que al principio de cada año se pueden cambiar algunos aspectos que no son buenos de nosotros, también podemos prometer realizar acciones que nos ayuden a ser mejores personas al principio de cada ronda. Por la tarde, los escultas regresaron de nuevo a sus hogares con una cierta melancolía que les produjo partir de Gama.

Eso es todo, amigos. ¡Hasta el siguiente post!

Acampada de los castores en el albergue de Gama

La colonia de castores disfrutó 2 días estupendos en el albergue de Gama. No faltó de nada: hicimos marchita sin encontrar las letras mágicas en la roca, Verdad castores? Aprendimos a hacer fuego, hicimos unos talleres superguais con hojas y frutos q recogimos en la zona, disfrutamos con la gymkhana de pistas que fue superfícil pero en la que aprendimos, nos enfadamos, reímos, nos abrazamos y nos comimos los huevos Kinder. A ver si llega pronto la acampada de Navidad que ya tenemos muchas ganas.