Campamento de verano de la Manada

Este verano, la Manada Tremaya hemos hecho una pequeña acampada los días 25 y 26 de Julio en el albergue de Gama.

A pesar de tener que cancelar actividades como el Intermanadas y la acampada de Semana Santa, fuimos capaces de realizar reuniones de manera online y de hacer esta acampada para terminar la Ronda Solar 2020-2021.

Para hacer esta acampada, no hemos hecho lo de siempre: hemos tenido que dividirnos en burbujas y hacerlo en dos días en vez de quince. Además, los baños solo podían usarse de uno en uno y siempre desinfectándolo todo después de usarlo. A pesar de esto, en la acampada hemos hecho muuuuuuchas actividades diferentes: hemos jugado al Baseball, hemos hecho unos prismáticos, hemos visto las estrellas, ¡¡¡¡y hasta hemos hecho varios juegos de pistas!!!!

Sabemos que la acampada ha sido de pocos días, pero por lo menos nos hemos divertido mucho y nos lo hemos pasado muy bien, y también nos hemos podido ver los unos a los otros, que hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

También queríamos aprovechar para dar las gracias a las familias y a los educandos por hacer posible esta acampada y por confiar en nosotros.

Buena caza y largas lunas.

Acampada de Verano de la Sección Scout

Desde el pasado lunes 20 de julio y hasta el viernes 24, la Sección Scout hemos estado de acampada de verano en Gama.

Así, hemos podido finalizar esta ronda solar tan fuera de lo normal, en la que hemos tenido que reducir nuestros encuentros a videollamadas semanales, y cancelar actividades como la acampada de Semana Santa o el hermanamiento que teníamos apalabrado con los Grupos Scout Arlanzón y Antorcha de Burgos.

No ha sido un campamento de verano habitual: hemos tenido que ir en turnos separados cada unidad. Además, sólo hemos estado cinco días y cuatro noches, menos de las dos semanas a las que estamos acostumbrados. Para todo nos hemos tenido que dividir en dos “burbujas”, como hemos llamado a los grupos estables de trabajo; no podíamos ir a lavarnos los dientes si había ya alguien en el baño, por ejemplo, y hemos tenido que comer separados unos de otros. Hemos tenido que llevar la mascarilla puesta durante todo el día, y nos hemos hartado de echarnos gel hidroalcohólico.

Aunque hemos estado sólo cinco días, ha sido una acampada muy completa:

Hemos hecho una marcha desde Gama a las Tuerces, donde la primera parte era un rastreo, que nos hizo ir más pendientes del camino, pero sin dejar de disfrutar las vistas que hay desde el Castillo de Gama. Una vez en las Tuerces, hicimos unos juegos por burbujas, y al caer la noche, una burbuja durmió en una cueva y la otra en un vivac, al remanso de la granizada que cayó un rato antes.

Para animarnos y movernos, probamos el body combat, un deporte con coreografía que se hace a ritmo de música, que no ha faltado en esta acampada. Ya fuera para inspirarnos mientras hacíamos manualidades o para despertarnos, la música ha estado presente.

También hemos hecho actividades más de pensar, combinando dinámicas con juegos como el psiquiatra; y un videofórum sobre las redes sociales. Y no ha faltado tampoco alguna manualidad: decoramos un tarro de cristal con pintura; y el último día, lo rellenamos con mensajes positivos para los demás, una forma genial de tener un recuerdo de la acampada y de todos nosotros.

Y para culminar la acampada, varios troperos han decidido hacer la Promesa Scout, dando un paso más en su compromiso personal con el Escultismo. ¡Enhorabuena a todos ellos!

A todos nos ha sabido a poco la acampada, pero al menos ha servido para quitarnos el gusanillo de vernos, así como para poder despedirnos de los troperos que pasan de unidad el año que viene.

Desde aquí, los scouters de la Sección Scout queríamos agradecer, tanto a los padres como a los educandos, por facilitar esta acampada, dentro de las circunstancias poco habituales en las que nos encontramos, así por la confianza depositada en nosotros.

Buena caza y buena ruta.

Acampada esculta inicio de ronda 2019- 2020

El pasado fin de semana comprendido entre los días 25 y 27 de octubre, la unidad esculta del Grupo Scout San Miguel ha viajado hasta Gama para disfrutar de una fabulosa estancia. Los escultas acudieron a la base el viernes 25 de octubre a las 17:30 para poder desplazarse hasta el lugar donde se realizó la acampada.

La unidad durante la marcha

Al día siguiente, aquellos escultas que todavía no habían ido, llegaron pronto por la mañana para poder hacer una marcha planificada por los scouters con algún que otro altibajo pero con un clima espectacular. Ya en la tarde, los escultas regresaron al albergue y realizaron la actividad que tenían preparada Elsa y Amanda, que consistía en acertar el mayor número posible de preguntas de cultura general. También se realizó un curioso juego preparado previamente por Enrique Bravo, el cual era una nueva versión del »Pueblo Duerme» cuyos personajes estaban basados en las características de algunos de nuestros queridos scouters del Grupo San Miguel. Por la noche, ellos cenaron una deliciosa hamburguesa e hicieron un stalking organizado por Guillermo Gómez.

El domingo los escultas se dedicaron a dejar el albergue como los chorros del oro y a planificar los cargos del año y las actividades que se van a llevar a cabo este trimestre. Además, se escribió la carta esculta con una serie de compromisos que la unidad quiere cumplir en esta nueva ronda. Al igual que al principio de cada año se pueden cambiar algunos aspectos que no son buenos de nosotros, también podemos prometer realizar acciones que nos ayuden a ser mejores personas al principio de cada ronda. Por la tarde, los escultas regresaron de nuevo a sus hogares con una cierta melancolía que les produjo partir de Gama.

Eso es todo, amigos. ¡Hasta el siguiente post!

Acampada de los castores en el albergue de Gama

La colonia de castores disfrutó 2 días estupendos en el albergue de Gama. No faltó de nada: hicimos marchita sin encontrar las letras mágicas en la roca, Verdad castores? Aprendimos a hacer fuego, hicimos unos talleres superguais con hojas y frutos q recogimos en la zona, disfrutamos con la gymkhana de pistas que fue superfícil pero en la que aprendimos, nos enfadamos, reímos, nos abrazamos y nos comimos los huevos Kinder. A ver si llega pronto la acampada de Navidad que ya tenemos muchas ganas.