Clan: acampada de otoño 2019

Disfrutando del entorno de Tremaya.
Otra parte del Clan se quedó en los alrededores de Tremaya, recogiendo leña y realizando otras actividades. De izquierda a derecha, Miret, Arturo, Pablo, Paloma, Julio (de espaldas) y Paula.

El Clan Primakanaui eligió el Albergue de Tremaya (La Pernía, Palencia), para realizar su primera acampada del año. Para la mayoría, fue su primera acampada como rover (aún están enterándose de qué es eso…) pero se lo pasaron tan bien como en Escultas. Eso sí: nuevos scouters, actividades diferentes, con objetivos más ambiciosos…

Pasamos dos días y una noche con muy buen tiempo después de una semana bastante lluviosa. El albergue es muy acogedor, especialmente si se hace fuego, con mesas grandes para comer todos juntos, jugar y hacer muchas actividades. La única pega que tiene es que no haya transporte público, como en la mayoría de los pueblos de la zona, que van quedándose despoblados. No se sabe si fue antes el abandono o la despoblación, pero ambos van de la mano. Para nosotros eso supone tener que pedir la colaboración de los padres que nos llevan en sus coches a la ida y a la vuelta (¡gracias, sin vosotros no sería posible!) y sentimos que quizá contaminamos más de lo que deberíamos.

Cumbre de Peña Abismo, 26 de Octubre del 2019
Parte del Clan recorrió una ruta que les llevó a Peña Abismo y al chozo de Santa María de Redondo. En la foto de la cumbre de Peña Abismo están, de izquierda a derecha, Juan, Jaime, Pedro y Alonso. Al fondo, el Bistruey y los Picos de Europa con las primeras nieves.

Acampada esculta inicio de ronda 2019- 2020

El pasado fin de semana comprendido entre los días 25 y 27 de octubre, la unidad esculta del Grupo Scout San Miguel ha viajado hasta Gama para disfrutar de una fabulosa estancia. Los escultas acudieron a la base el viernes 25 de octubre a las 17:30 para poder desplazarse hasta el lugar donde se realizó la acampada.

La unidad durante la marcha

Al día siguiente, aquellos escultas que todavía no habían ido, llegaron pronto por la mañana para poder hacer una marcha planificada por los scouters con algún que otro altibajo pero con un clima espectacular. Ya en la tarde, los escultas regresaron al albergue y realizaron la actividad que tenían preparada Elsa y Amanda, que consistía en acertar el mayor número posible de preguntas de cultura general. También se realizó un curioso juego preparado previamente por Enrique Bravo, el cual era una nueva versión del »Pueblo Duerme» cuyos personajes estaban basados en las características de algunos de nuestros queridos scouters del Grupo San Miguel. Por la noche, ellos cenaron una deliciosa hamburguesa e hicieron un stalking organizado por Guillermo Gómez.

El domingo los escultas se dedicaron a dejar el albergue como los chorros del oro y a planificar los cargos del año y las actividades que se van a llevar a cabo este trimestre. Además, se escribió la carta esculta con una serie de compromisos que la unidad quiere cumplir en esta nueva ronda. Al igual que al principio de cada año se pueden cambiar algunos aspectos que no son buenos de nosotros, también podemos prometer realizar acciones que nos ayuden a ser mejores personas al principio de cada ronda. Por la tarde, los escultas regresaron de nuevo a sus hogares con una cierta melancolía que les produjo partir de Gama.

Eso es todo, amigos. ¡Hasta el siguiente post!

Limpiando el ramalillo del Canal

Erizo muerto en el incendio del ramalillo del Canal

Hace pocas semanas hubo un incendio en el ramalillo del canal, que es el tramo que va desde el Canal de Castilla hasta la Dársena de Palencia. El incendio quemó las zarzas, que aunque solemos llamarlas «maleza» (algo malo) son en realidad el cobijo de muchos animalillos que hacen que se mantenga el equilibrio en la vida y la naturaleza en la que nosotros también vivimos. Muchos murieron, como por ejemplo este erizo, al que se le fundieron los pinchos…

Debajo de las zarzas había una cantidad inmensa de basura.

Al quemarse las zarzas también quedó al descubierto un montón de basura que se ha ido acumulando porque hay gente que la tira y no hay nadie que la recoja. Nuestro Clan vio en esto una oportunidad de servicio a la comunidad y el domingo 14 nos presentamos allí con varias bolsas de basura dispuestos a dejar el lugar limpio de nuevo. No como estaba, porque por desgracia no podemos hacer renacer todas esas zarzamoras y enredaderas que daban verdor, sombra y frescura al paseo y que no son las culpables de que haya habido un incendio…

Recogiendo basura reciclable.

Estuvimos casi dos horas recogiendo botellas de cerveza, latas, restos de bricks de vino quemados etc etc. Todo reciclable, pero todo tirado allí. Como se puede ver, recogimos casi 100 kilos de basura y no pudimos acabar del todo la tarea (tendremos que volver a rematarla) porque nos quedamos sin bolsas en las que meter la enorme cantidad de botellas que encontramos, muchas de ellas rotas por el fuego.

Bolsas con la basura recogida en el ramalillo del Canal.

Fijaros en la pila de botellas que hay en el suelo a la derecha de la foto y que ya no nos cabían en las bolsas.

Estas cosas deberían de hacernos reflexionar sobre nuestra responsabilidad. El fuego no lo causa la vegetación, sino alguien descuidado o con mala idea que lo prende. Las botellas y las latas nos las venden como «sin retorno», pero eso no quiere decir que no tengamos una responsabilidad de retornarlas allí donde no hagan daño. Quizá haya más voluntarios como nosotros para recogerlas, pero si no somos más responsables, los voluntarios no van a bastar.

En cualquier caso, VOLVEREMOS.

Acampada Rover en Lores

El pasado fin de semana del 9 y 10 de Febrero, el Clan Rover realizo una pequeña acampada al pueblecito palentino de Lores. A pesar de la corta duración, hicimos muchas cosas y nos sirvió para reencontrarnos como unidad.

La acampada comenzó el viernes 8 cuando la unidad salió de nuestra base en San Miguel, dispuesta a recorrer el camino que nos separaba de Lores. Antes de llegar realizamos una pequeña parada en el cercano pueblo de Tremaya (donde estaba también de acampada la unidad Esculta). Después de una visita de unos minutos, continuamos con nuestro camino. Al llegar cenamos y, despues de charlar durante un buen rato, nos fuimos a dormir.

El sábado fue con diferencia el día grande de la acampada: nos levantamos «pronto», dispuestos a subir la Horca de Lores. La subida fue más o menos dura, pero sin ningún evento destacable. La cosa se fue complicando a medida que nos acercábamos a la cima, ya que el viento soplaba con fuerza y la nieve estaba congelada. Después de coronar la cima nos apresuramos a un descenso mucho mas complicado, que comenzó con cuando se nos echó encima la niebla en la cumbre de la montaña. Ya más abajo las dificultades no cesaron, ya que la nieve se reblandeció mucho y nos hundíamos a cada paso. Al final conseguimos volver a la base, y a pesar del notable cansancio conseguimos sacar fuerza para la ceremonia de bienvenida a uno de nuestros Rovers de primer año.

El Domingo fue un día mucho mas tranquilo en el que realizamos la revisión de la acampada, recogimos y preparamos todo para nuestro regreso a Palencia.

Esta acampada fue divertida y agotadora a la vez, nos acerco como grupo y nos sacó del estresante ambiente de estudios y trabajos en el que todos estábamos inmersos, aunque siempre echando de menos a los que no pudieron venir.