Acampada de la Colonia

El pasado fin de semana los castores pasamos un par de días en el Soto Albúrez de Villamuriel de Cerrato. Nos acompañaron Tic Tac, Arcoiris, Rasty, Ojo de Halcón y Malak.

Además, tuvimos la genial compañía de Alberto que nos ayudó a hacer el fuego para estar calentitos.

Teníamos un montón de ganas de acampada, ya que la última que habíamos organizado tuvimos que cancelarla por la nieve. ¡Así que esta ha sido nuestra primera acampada nosotros solos!

El sábado, nos llevaron en coches hasta Villamuriel y, aunque hacía un día un poco malo, fuimos unos valientes y quisimos ir andando hasta el albergue.

El tiempo se fue poniendo peor… ¡Y tuvo que venir Alberto a rescatarnos en su coche! Llegamos un poco mojados pero fue toda una aventura.

Dedicamos la mañana a hacer el fuego, jugar a ser camareros y aprender danzas para entrar en calor. Algunos nunca habíamos visto una hoguera, así que esa fue la actividad estrella.

Cuando el día se puso mejor, dimos un paseo y los Grandes Castores nos explicaron para qué se usaban las esclusas. También aprendimos sobre quién había vivido en la casa donde íbamos a dormir.

Después, jugamos a unos juegos hasta que se hizo de noche e hicimos la actividad de las colas y el Estanque de Nenúfares.

Aprendimos los tipos de Colas que hay y cómo podemos llegar a conseguirlas mientras hacíamos una manualidad. ¡Todos conseguimos la Cola Blanca, la de la Salud e Higiente!

Después, en el Estanque de Nenúfares, muchos de nosotros conseguimos las insignias que representaban todo lo que habíamos evolucionado dentro de la Colonia.

Por la noche, no teníamos ganas de dormir así que convencimos a los Grandes Castores para que nos pusieran una película. ¡Todos Casi todos la vimos enterita!

A la mañana siguiente, después de reponer fuerzas con un magnífico desayuno, nos fuimos de paseo de nuevo y seguimos jugando porque nos encanta. Dejamos el albergue en mejores condiciones de como lo encontramos y limpiamos el parque con una batida porque como dice uno de los consejos de Malak: «Vivimos en el bosque, ¡cuídalo!»

Os dejamos con un vídeo que resume toda la acampada, ¡esperamos que os guste! ¡Hasta pronto!

Salida de la Sección Scout a Dueñas

El viernes 29, y de forma escalonada, la Sección Scout, con 26 de sus 35 miembros, iniciaba su segunda marcha de esta ronda solar. Decidimos llevarla a cabo en el monte de Dueñas, en el refugio propiedad de dicho ayuntamiento.

El primero de los objetivos se cumplió claramente, conocernos un poquito mejor, pues 40 horas dan para bastante. Pese a la lluvia pudimos hacer una pequeña salida y visitar uno de los chozos restaurados.

También hubo tiempo para preparar la actuación de la unidad en el próximo Festival Navideño, hacer diferentes actividades organizadas por las Patrullas, bailar, divertirse y economizar el agua, dada su escasez: disponíamos de tan solo 3 garrafas de 25 litros para la limpieza y de 70 litros para cocinar y beber.

Desde aquí queremos agradecer a Juan Carlos su ayuda y entrega y a Lauri y Depe el hacer con nosotros sus prácticas con esa simpatía que caracteriza su trabajo.

Ahora nos queda pensar en la acampada de Navidad en Montesclaros que a buen seguro nos unirá aún más.

Los Scouters de la Sección Scout

Acampada esculta inicio de ronda 2019- 2020

El pasado fin de semana comprendido entre los días 25 y 27 de octubre, la unidad esculta del Grupo Scout San Miguel ha viajado hasta Gama para disfrutar de una fabulosa estancia. Los escultas acudieron a la base el viernes 25 de octubre a las 17:30 para poder desplazarse hasta el lugar donde se realizó la acampada.

La unidad durante la marcha

Al día siguiente, aquellos escultas que todavía no habían ido, llegaron pronto por la mañana para poder hacer una marcha planificada por los scouters con algún que otro altibajo pero con un clima espectacular. Ya en la tarde, los escultas regresaron al albergue y realizaron la actividad que tenían preparada Elsa y Amanda, que consistía en acertar el mayor número posible de preguntas de cultura general. También se realizó un curioso juego preparado previamente por Enrique Bravo, el cual era una nueva versión del »Pueblo Duerme» cuyos personajes estaban basados en las características de algunos de nuestros queridos scouters del Grupo San Miguel. Por la noche, ellos cenaron una deliciosa hamburguesa e hicieron un stalking organizado por Guillermo Gómez.

El domingo los escultas se dedicaron a dejar el albergue como los chorros del oro y a planificar los cargos del año y las actividades que se van a llevar a cabo este trimestre. Además, se escribió la carta esculta con una serie de compromisos que la unidad quiere cumplir en esta nueva ronda. Al igual que al principio de cada año se pueden cambiar algunos aspectos que no son buenos de nosotros, también podemos prometer realizar acciones que nos ayuden a ser mejores personas al principio de cada ronda. Por la tarde, los escultas regresaron de nuevo a sus hogares con una cierta melancolía que les produjo partir de Gama.

Eso es todo, amigos. ¡Hasta el siguiente post!

Acampada Rover en Lores

El pasado fin de semana del 9 y 10 de Febrero, el Clan Rover realizo una pequeña acampada al pueblecito palentino de Lores. A pesar de la corta duración, hicimos muchas cosas y nos sirvió para reencontrarnos como unidad.

La acampada comenzó el viernes 8 cuando la unidad salió de nuestra base en San Miguel, dispuesta a recorrer el camino que nos separaba de Lores. Antes de llegar realizamos una pequeña parada en el cercano pueblo de Tremaya (donde estaba también de acampada la unidad Esculta). Después de una visita de unos minutos, continuamos con nuestro camino. Al llegar cenamos y, despues de charlar durante un buen rato, nos fuimos a dormir.

El sábado fue con diferencia el día grande de la acampada: nos levantamos «pronto», dispuestos a subir la Horca de Lores. La subida fue más o menos dura, pero sin ningún evento destacable. La cosa se fue complicando a medida que nos acercábamos a la cima, ya que el viento soplaba con fuerza y la nieve estaba congelada. Después de coronar la cima nos apresuramos a un descenso mucho mas complicado, que comenzó con cuando se nos echó encima la niebla en la cumbre de la montaña. Ya más abajo las dificultades no cesaron, ya que la nieve se reblandeció mucho y nos hundíamos a cada paso. Al final conseguimos volver a la base, y a pesar del notable cansancio conseguimos sacar fuerza para la ceremonia de bienvenida a uno de nuestros Rovers de primer año.

El Domingo fue un día mucho mas tranquilo en el que realizamos la revisión de la acampada, recogimos y preparamos todo para nuestro regreso a Palencia.

Esta acampada fue divertida y agotadora a la vez, nos acerco como grupo y nos sacó del estresante ambiente de estudios y trabajos en el que todos estábamos inmersos, aunque siempre echando de menos a los que no pudieron venir.