Reunión de la Manada

¡Hola a tod@s!

Hoy os traemos el artículo que cuenta la reunión del Sábado 6 de Febrero, una reunión en la que tratamos la máxima de Baloo “El lobato es limpio y ordenado”.

Para empezar, encontramos el verdadero orden de la vida de Mowgli, gracias a los lobatos, que lo supieron ordenar entre todos. Después, entre todos hicimos una historia, de tal manera que un lobato comenzaba una historia con una frase y cada lobato iba diciendo una frase hasta formar una historia, que os dejamos a continuación:

Érase una vez en una selva tropical, un tigre que no tenía rayas ni tampoco con quién estar, estaba solito… Y un día se encontró con un niño y con una pantera, y entonces se encontraron un zumo sin whisky y la pantera lo tiró al mar, y eso estaba mal, por lo que el resto se enfadaron con ella ya que el zumo como era morado se volvió morado.

Entonces el tigre y el niño se fueron al río para sacar el zumo del río, cuando el tigre entro en el río se arañó y se le hicieron rayas de color del río, moradas. El tigre se enfadó porque tenía unas rayas moradas en la espalda y no le gustaban, aunque después se desenfadó porque al final le gustaron mucho las rayas, porque todo el mundo quería esas rayas y dejó de estar solo.

El niño también se cayó al mar y se le puso el pelo de color morado, pero como todo el mundo le hacía caso al tigre, el niño se puso celoso… Entonces el tigre se rio del niño por tener el pelo morado, y el niño cogió y se bebió todo el zumo y el pelo se le volvió a poner de color negro…

Entonces se tuvieron que ir a la luna porque un meteorito cayó en la selva, y en la luna todos estaban sin oxígeno, así que se volvieron a la selva, pero de repente se puso a llover muy fuerte con truenos y lluvia intensa, entonces se tuvieron que ir a una cueva para no mojarse y entonces como la lluvia duró un tiempo, tuvieron mucho tiempo para hacerse amigos todos los de la selva.

Después de reírnos mucho con esta historia digna de un Premio Planeta, jugamos a un juego en el que un lobato, después de que el resto de la manada observara su habitación, apagaba la cámara y escondía o quitaba un objeto, y el resto de los lobatos tenía que adivinar qué objeto había quitado.

Esta reunión los viejos lobos nos lo pasamos muy bien, esperamos que los lobatos se lo hayan pasado incluso mejor que nosotros.

Buena caza y largas lunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.